Hace unos días, algunos miembros de la redacción de Elcierredigital.com, pudimos disfrutar de una cata de vinos de la variedad Monastrell elaborados por Bodegas Castaño, en Yecla (Murcia). Se probaron cuatro variedades de vino en un local de comida gallega situado en una zona de moda en Madrid.

El evento fue organizado por Tiempo de Vinos (www.tiempodevinos.com), Club de Enoturismo y Vinos, que nace con la misión de reforzar la cultura del vino y el turismo enológico en el mercado nacional. El «Arte de la Monastrell» llegó a Madrid para reforzar que los vinos son para catar, probar y sobre todo disfrutar.

Esta cata es la primera programada para 2021 aunque Tiempo de Vinos ya ha organizado varias el año anterior. El local elegido fue una taberna gallega, Ni Subo Ni Bajo, al lado de Ponzano, una zona de moda en la capital de España.

Los cuatro vinos que se disfrutaron en esta ocasión fueron: Hécula, un vino joven con seis meses en barrica; Castaño Colección Cepas Viejas, el único que añadía un porcentaje de la variedad Cabernet Sauvignon a la elaboración; Casa Cisca, el gran vino de la variedad Monastrell de estas bodegas, que llevan trabajando desde 1950 en esta línea y, por último, Castaño Dulce, vino tinto de la misma uva, que fue la gran sorpresa.

Una tarde de cata en la que la pasión por el vino, por el enoturismo y por la cultura de este delicioso producto fue transmitida por el CEO de Tiempo de Vinos, Jorge Solana. Y rematada por unas buenas tapas de empanada al más puro estilo gallego que se pueden probar a diario en este local en Madrid. 

Muchas fueron las preguntas que despertaron los vinos desde el primer momento. La sabia y buena evolución de un vino como Hécula con marcadas notas frutales fue una de las primeras anotaciones del público que ya lo conocía.

La aparición de un Castaño de Colección con elaboración a partir de uvas recogidas de cepas viejas de Monastrell también llegó al turno de dudas. ¿El porcentaje de Cabernet Sauvignon de este vino también es de cepas viejas?

La agradable sutileza y la gran expresión en nariz de un vino como Casa Cisca.  Todo un descubrimiento para los asistentes. En Yecla, Bodegas Castaño elabora grandes vinos con una variedad, la Monastrell, que no es la más habitual. Casa Cisca es el resumen de esas expresión que nos llega por muchos sitios: «un vinazo».

Se probaron cuatro tipos de caldos. 

La cata de Castaño Dulce supuso el remate final a los vinos probados. Esta fue la «sorpresa» que indicaba una de las asistentes. El público femenino quedó muy sorprendido por este vino tinto dulce. El público masculino manifestaba su duda sobre su elaboración con la misma variedad. Este es el Arte de la Monastrell para una bodega que lleva trabajando con esta variedad desde 1950.

El club Tiempo de Vinos

Tiempo de Vinos es un club de vinos y enoturismo. Nace de la pasión de los que trabajan en la comunicación y promoción del vino y de su turismo, desde hace más de 15 años.

Este club es especial, tanto para los amantes del vino, como para los que están empezando a conocerlo. Un sitio, un lugar, una web con la frescura y dinamismo del sector. El vino y el enoturismo están de moda. Las experiencias vividas es lo que cuenta para este club de apasionados.

Su misión es transmitir la cultura del vino y el enoturismo. Buscan convertir el sector en un referente dentro de la vida del día a día, del ocio y el tiempo libre. Quieren volver al origen y ser el origen para todos. Los interesados encontrarán en el club todo aquello que necesiten para disfrutar del enoturismo y del vino. 

Botella de ‘Casa Cisca’.

Su objetivo es convertirse en una gran web de productos de enoturismo y vino para el público. Apoyarán a la difusión y comercialización de los productos de las bodegas. Quieren transmitir la cultura del vino, con el fin de que quien se acerca e interese sea también parte de esta pasión. «Todo lo conseguiremos gracias a ti y nuestro trabajo de colaboración con grandes empresas», aseguran en su página web.

Se definen de la siguiente manera: «Tenemos unos valores que reflejan lo que la sociedad demanda. Confiamos en crecer y hacer cosas mejores cada día. Somos responsables con el trabajo de nuestros colaboradores. Todos ganamos. Lo que tú compras hoy repercute en que el enoturismo crezca de una forma acertada y acorde a la realidad social. Nosotros luchamos por ello. El enoturismo es nuestro principal turismo de las zonas rurales. Aportaremos nuestra ‘gota de vino’ para construir una sociedad mejor a través de la colaboración con entidades sociales».

error: El contenido está protegido por: Ni Subo Ni Bajo - Copyright 2020 ©